Jimeno Hernández: El comandante golpista

julio 27, 2014 Jimeno Hernández 0

Aborrece al Libertador y ya no comulga con sus ideas. No después de la promulgación de su absurdo proyecto autocrático de la Constitución Boliviana de 1826. Según su criterio Bolívar es un atrevido, dueño de una soberbia inmensurable que desea desesperadamente coronarse como el Rey de los territorios liberados.

Jimeno Hernández: Elipsis del poder

julio 21, 2014 Jimeno Hernández 0

Entre los civiles suenan dos nombres sinónimo de educación y academia, Diego Bautista Urbaneja y José María Vargas. Por el otro lado, entre los militares se postulan los generales Santiago Mariño, Bartolomé Salóm y Carlos Soublette, héroes forjados en las llamas de la guerra emancipadora.

Daniel Antequera: País Exportador

julio 21, 2014 Admin 0

Lamentablemente hoy por hoy a nivel mundial nos coloca nuevamente en la palestra internacional pero esta vez de manera negativa para el país y es la cantidad de venezolanos que a diario exportamos a todo el mundo

Jimeno Hernández: Don Felipe Larrazábal

julio 14, 2014 Jimeno Hernández 0

Adelanta las agujas del reloj y en su mente brotan más de nueve mil leguas cuadradas de tierra arada, todas destinadas a los cultivos y el pastoreo. Puede visualizar claramente los cultivos de café en la cordillera de Mérida y Trujillo; un infinito mar verde de pastizales en los llanos en el que se cría y engorda un inmenso rebaño vacuno; el valle central florecido con la espiga de la caña de azúcar y todo el Oriente sembrado de cacao. Para él, toda la costa desde Maracaibo hasta la Península de Paria, está arada, sembrada y productiva.

Jimeno Hernández: Los cofres de Bolívar

julio 14, 2014 Jimeno Hernández 0

Los cofres no contienen oro ni joyas. Únicamente contienen papeles, cientos, miles y millones de papeles que pesan más que un tesoro de morocotas. Se trata del archivo privado del Libertador y allí se encuentran copias de todas y cada una de sus cartas, las respuestas de sus destinatarios y todos sus escritos, resoluciones y discursos.

Jimeno Hernández: El diario de sir Robert

julio 14, 2014 Jimeno Hernández 0

Caracas es un lugar que decepciona a cualquiera que la visite tan solo por el hecho que está físicamente devastada. Calles enteras hundidas y cubiertas de hierba, casas sin techo con árboles crecidos en su interior y saliendo por las ventanas.

Jimeno Hernández: El general leyenda

julio 14, 2014 Jimeno Hernández 0

Después de treinta años afuera y una incursión rebelde fallida en 1806, lo reciben con honores en su desembarco de 1811 y la Junta Suprema de Caracas lo ha nombrado Generalísimo del Ejercito Patriota. La gente se emociona al oír su nombre y nadie vacila al decir que es el elegido para liberarnos y crear un nuevo Estado, una vaina que se llama República en la que todos seremos iguales y tendremos los mismos derechos.

Jimeno Hernádez: Señor Presidente

julio 14, 2014 Jimeno Hernández 0

Él entiende de manejo de ganados, movimientos de tropa y de cómo forjar guerreros en tiempos de crisis. No sabe absolutamente nada de asuntos como relaciones exteriores, economía, leyes y cultura. Frente a él se devela un mundo amplio y fascinante, pero el hombre debe moverse con cautela en estos nuevos terrenos.

Jimeno Hernández: ¡Así era Páez coño!

mayo 9, 2014 Jimeno Hernández 0

Lo recibe un negro llamado Pedro Camejo y lo lleva hasta donde se encuentra Páez, quien al advertir su llegada al campamento sale a su encuentro. Y Allí, en la mitad de aquel zaperoco, se conocen por primera vez esos dos hombres. Uno perfumado y perfectamente vestido mientras el otro anda sin camisa, con tufo y descalzo. Esa vaina no importa. Igual se dan la mano, se abrazan y brindan frente a todos con espirituoso antes de compartir carne asada.

Jimeno Hernández: El día que asaltaron al catire

abril 28, 2014 Jimeno Hernández 0

Lo sorprendieron cuatro bandoleros, tres para controlar la mula y otro para doblegar al jinete. Páez desenfundó en el acto, le metió un tiro en el pecho al más alto y mejor armado y el resto de la pandilla corrió como los venados. Al llegar a casa, dejó la mochila con el dinero y como no sabía si tenerle más miedo a la ley o a la venganza de los bandoleros, decidió coger los caminos del llano sin decirle a nadie. Fue así como aquel joven terminó trabajando por tres pesos al mes en el “Hato la Calzada” en Barinas.