Del 17 pal 18: Hiperinflación, Crisis Social y Presidenciales

Suele suceder que cuando está por acabar un año, articulistas, opinadores, artistas, y la gente en general, resumen, de alguna u otra forma, en revistas, periódicos y hasta en redes sociales, el año que culmina, y también dibujan sus perspectivas, deseos e ilusiones del año entrante. En estas breves palabras, resumiré entonces como se da desde mi perspectiva, el pase del 2017 al 2018.

No puedo dejar de escribir primero sobre el traumático episodio de convulsiones sociales que vivimos en los primeros meses del año. Esos mas de 130 venezolanos a los que le arrebataron la vida por alzar la voz contra la injusticia y el abuso del chavismo. En mi última oración del 2017, ofreceré este nuevo año a cada uno, para honrarlos a ellos y a las ideas que defendieron.

Ya va a cerrar el año, y su último mes lo pasamos en unas navidades que no fueron tales. La hiperinflación que se desató en Venezuela en el 2017 quedará para la historia. 2700% de inflación anualizada según datos de Ecoanalítica. Esto convirtió la fiesta decembrina en una verdadera tragedia. Mientras unos, con cierta suerte y sentido de culpa cenaban, otros hurgaban en la basura.

Para el 18, no se pronostica nada distinto en este aspecto. Maduro ha dicho que planea una sorpresa, y aunque no hay mayor información respecto a ella, podría apostar todos los dedos de mi mano a que no será algo que ayude a solucionar el problema del hambre, que crece al ritmo de la inflación.

Las cansonas promesas de Nicolás, han despertado en los venezolanos una vez más esa furia por el cual se le llama “Bravo pueblo”. En todo el país vuelven a haber protestas, por gasolina, por medicina, por comida; en fin, y aunque algunos quieran desprestigiarlas, por el hambre generalizada que azota los hogares de nuestro país.

Algunos optimistas ponen sus esperanzas en un evento electoral que quizás y solo quizás, se llegue a celebrar. Las elecciones presidenciales del año entrante son para muchos una opción para derrotar al chavismo, y empezar a palear esta crisis. En lo personal, veo poco probable que en efecto se celebren, pero de ser así, creo que solo podemos ganar bajo una formula, una que además debo decir, no es mi favorita pero, creo humildemente que es la mejor de nuestras opciones.

Primero, debemos garantizar la unidad del movimiento de oposición. La MUD debe o rensablambarse o disolverse, pero las fracturas internas están desmoronando aún más al liderazgo. Por otro lado, ese liderazgo debe comprender el mensaje que está dando el pueblo, un efecto péndulo de rechazo extremo al chavismo y lo que representa. Eso se manifiesta en los números del empresario Lorenzo Mendoza para la presidencia de la República.

En mi opinión, no es que la clase política debe hacerse a un lado para que el empresario asuma las riendas de la candidatura, es que la clase política que quiera en efecto tener alguna opción de derrotar al chavismo debe aliarse con el empresario y fortalecer su imagen con su maquinaria.

Algunos creerán que exagero al afirmar que está en la única fórmula posible, pero quiero dejar aquí una última reflexión para dar más apoyo a este planteamiento. El chavismo ha perfeccionado sus mecanismos de control social poco a poco, y en Venezuela en este momento, solo hay 3 instituciones que llegan a absolutamente todos los rincones del país.

La primera y la segunda son la FANB y PDVSA, pero hay una tercera que se cuela en este exclusivo podio. La Polar. Esa maravillosa empresa que con su poder de distribución hace que la crisis alimenticia en Venezuela sea si acaso resistible. Esa manifestación de poder real es la única que sería capaz de hacerle frente al poderío brutal del chavismo. Solo esa institución, apoyada con todos los partidos posibles, con todos los liderazgos posibles, políticos, artísticos, culturales, deportivos y demás, sería capaz de realmente derrotar a la bestia que merodea la libertad de los venezolanos, y está a punto de arrancárnosla de un zarpazo.

PD: La frase que me queda tatuada en la conciencia para recordar el 2017 es aquella de Neomar Lander: “La lucha de pocos valdrá para la libertad de muchos”.

Alejandro Conejero

@ConejeroC