Las claves de la guerra Ameliach-Lacava:

“¡El candidato es Ameliach!”:

El primer enfrentamiento público de estas dos fuerzas políticas del chavismo en Carabobo, se dio en las pasadas elecciones regionales del año 2012, celebradas el 16 de Diciembre de ese año. El expresidente Hugo Chávez se encontraba realizando una gira nacional donde iba, estado por estado, anunciando quienes serían los candidatos del Partido Socialista Unido de Venezuela por esa entidad para el proceso electoral.

Le llegó el turno a Carabobo, y en un mitin, Hugo Chávez anunciaba, luego de un extenso discurso, que el candidato del Partido Socialista Unido de Venezuela sería: Francisco Ameliach. En el público hubo cierta confusión, el favorito para la postulación era el entonces Alcalde de Puerto Cabello: Rafael Lacava.

El público empezó a corear con fuerza: “¡Lacava!, ¡Lacava!”, y el líder mesíanico del PSUV sentenció con un alarido imperativo, como si estuviese dando una orden militar: “¡El candidato es Ameliach!, ¡Es Ameliach y punto!”.

Aquí fue donde públicamente, comenzó la riña.

“Carabobo va a cambiar”:

En el presente año, ya Rafael Lacava se hacía con la candidatura del Partido Socialista Unido de Venezuela para la gobernación de Carabobo. Por muchos motivos, su campaña atravesó todo el país. La viralización de sus videos haciendo payasadas, y locuras, lo convirtieron en el candidato a las elecciones con mayor envergadura nacional, sin duda alguno.

Pero, hubo detalles de esta campaña, que pasaron un tanto desapercibidos, por la ridícula actuación del candidato en varios videos.

Los discursos de los mitines de Rafael Lacava sonaban más a candidato de la Mesa de la Unidad que del Partido Socialista Unido, y no fue hasta que algún ocioso se puso a hacer un video-meme, que todos se dieron cuenta de que Rafael Lacava hablaba de “cambio urgente”, de la necesidad de “reparar la crisis de la gobernación”, de que “Carabobo va a cambiar”, haciendo referencia y dejando en claro su distancia con la gestión del ahora exgobernador Francisco Ameliach.

Bolichicos vs Febreristas:

Ahora bien, esto va mucho más allá de un conflicto personal entre ambos personajes. Si hacemos un análisis rápido del contexto nacional de las elecciones regionales, nos damos cuenta que Maduro aprovechó este proceso para salir de lo que quedaba de dirigentes febreristas en puestos de liderazgo político.

Vielma Mora, Ameliach, Arias Cárdenas, etc, fueron víctimas de esta purga interna, la cual abrió camino a otras facciones del chavismo, sobre todo a la facción que en este momento concentra el mayor poder económico, los bolichicos.

Los bolichicos son la nueva élite económica de Venezuela, y manejan en gran parte los bonos del Estado y de PDVSA. El colapso económico nacional, que no es culpa de más nadie sino de la línea comunista del chavismo, ha hecho que los intereses de los bolichicos se vean afectados, y por lo tanto, es natural que esto reaccionen, tratando de golpear a quienes son, para ellos, los responsables de perder cientos de millones de dólares.

El Zar El Aissami:

Por otro lado, muchos se cuestionan quien es el padrino de Rafael Lacava en la cúpula chavista, pues Ameliach, es un peso pesado, jefe de organización nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela, constituyentista, y manejador de una buena cuota de poder del Tribunal Supremo de Justicia.

Según Miguel Rodríguez Torres, ex ministro de interior y justicia, quien estuvo a cargo del SEBIN, y que evidentemente mantiene lazos de poder con el chavismo, reveló a través de sus redes sociales que quien estaría al mando de la operación contra Ameliach, habría sido nada más y nada menos que Tareck El Aissami.

El vacío carabobeño:

Carabobo, un estado tan importante, no solo para la historia de la nación, sino como factor de poder dentro de la misma, parece que tiene un vacío de liderazgo impresionante. La guerra Ameliach-Lacava hace que el Partido Socialista Unido de Venezuela, no esté tan unido en la entidad.

Con el fracaso de la candidatura de Alejandro Feo La Cruz a la gobernación por parte de la oposición democrática, se generó un espacio nada desdeñable para que nuevos liderazgos en el Estado surgan y cambien realmente la política elitista y desconectada de la realidad que se hace en Carabobo.

Es una oportunidad perfecta, para acabar con los clanes familiares.

Alejandro Conejero

@ConejeroC

 

Sobre Alejandro Conejero 44 Artículos

Político | Estudiante de Urbanismo en la Universidad Simón Bolívar | Diploma en Historia Política Contemporánea de Venezuela por la Universidad Simón Bolívar | Diploma en Desarrollo Urbano y Vivienda por el BID | Militante del Movimiento Demos