La herencia del chavismo

CARACAS, VENEZUELA - OCTOBER 09: Venezuelan President Hugo Chavez gives his first press conference after winning the national elections for President during the period 2013-2019, on October 09, 2012 in Caracas, Venezuela. Chavez won with the 55.14% (8.062.056 votes) while Henrique Capriles obtained 44,24% (6.468.450 votes). (Photo by Gregorio Marrero/LatinContent/Getty Images)

Tras ya casi 20 años de chavismo ininterrumpido, el escenario público venezolano se ha impregnado, querámoslo o no, de la filosofía, práctica y costumbre chavista. Se ha vuelto natural insultar, vejar y ofender. Ser un mamarracho misógino es básicamente el modelo a seguir del chavismo. A continuación el legado que nos está dejando:

1-) La política de la ofensa

Desde sus inicios, el chavismo ha profesado una forma política fundamentada en la ofensa, el insulto y la vejación. Las alocuciones presidenciales que contienen contenido explícito refiriéndose a ciudadanos venezolanos como “escuálidos”, “fachos”, “terroristas”, “maricas”, y demás expresiones ofensivas, han ido poco a poco calando en el imaginario colectivo de nuestro pueblo, logran cimentar que una imagen de fortaleza esté estrictamente vinculada a la ofensa. Hemos perdido el aprecio por la cortesía y el respeto.

2-) El machismo político

Del mismo modo, la imagen de fortaleza se ve asociada a la de un hombre ofensivo, barbárico, y misógino. La mujer ha quedado reducida a su más mínima expresión en la política. Y alguno podrán hablar de Iris Valera, Cilia o Delcy pero no hay que ser un genio para darse cuenta de 2 cosas, la primera es que ellas también son machistas y misóginas, lo cual lo hace bastante perverso, sino también que en realidad, los cargos de poder político dentro del chavismo, no son ni serán ocupados por ellas.

3-) El populismo genético

Al principio, se tachaba al chavismo de populista y demagogo, de que no se respetaba la institucionalidad, y esto, aunque no lo creamos, causaba estupor. Sin embargo, el populismo se ha introducido en los genes de la política venezolana, de forma transversal. El clientelismo y la compra de conciencia a través de regalos se ha hecho cada vez más frecuente. La política de las ideas, aquel líder que busca generar un cambio en la conciencia, eso ha desaparecido. Ahora las decisiones se toman con encuestas, no con criterio.

4-) El nacionalismo balurdo

Uno de los argumentos principales del chavismo ha sido su “batalla contra el imperialismo”, cualquier cosa que eso signifique. A fin de cuentas, justifican su accionar y sus tragedias con dicho argumentos. Le echan la culpa y satanizan a otros Estados naciones, para así, cual niño llorón, salir ilesos de lo que hacen. Sin embargo, esto no es lo peor, lo peor es que este nacionalismo balurdo, mezclado con el populismo, han sido adoptados por lideres de la oposición. “Los problemas de los venezolanos los resolvemos los venezolanos”. Yo me imagino que lo mismo habrán dicho los panameños con Noriega, o los Irakíes con Husain, y pare de contar casos donde la intervención internacional fue necesaria para acabar con regímenes despóticos.

5-) La normalización de lo indebido

Como el sistema es una máquina de perversión, la única forma real para que un partido político exista, es a través de los financiamientos de grandes capitales, muchos de los cuales han sido generados en chavismo. Banqueros, bolichicos, nuevas fortunas y demás son quienes sostienen el establishment. Y como no, pasan factura. Al final, los diputados de la Asamblea Nacional tienen más de 8 meses sin cobrar su sueldo, y tienen una casa que mantener. Pregúntense ¿qué intereses defenderían ustedes en sus posiciones?, evidentemente, los de sus financistas, que terminan siendo, nada más y nada menos que nuevas elites económicas generadas en chavismo.

Gollillín:

Cuando el liderazgo decida romper con este círculo de vicios, estará condenado al éxito.

Alejandro Conejero

@ConejeroC

Sobre Alejandro Conejero 43 Artículos
Político | Estudiante de Urbanismo en la Universidad Simón Bolívar | Diploma en Historia Política Contemporánea de Venezuela por la Universidad Simón Bolívar | Diploma en Desarrollo Urbano y Vivienda por el BID | Militante del Movimiento Demos