Mitos de los diálogos políticos

Recientemente se ha anunciado el reinicio de conversaciones entre el régimen de Maduro y la Mesa de la Unidad Democrática. Ante ello, y la posibilidad de que se reinicie un proceso de diálogo, se han generado expectativas positivas y negativas al respecto. Muchos argumentos y muchas falacias ruedan a través de la Opinión Pública. A continuación se presentan algunos mitos y realidades de cualquier proceso de diálogo político:

1-) No se puede dialogar con comunistas:

Se ha vuelto una frase generalizada en las redes sociales el hecho de que no se puede negociar con comunistas. Esto es, de primera mano,  falso, ¿Por qué? Pues porque a pesar de que los partidos comunistas tienen poca voluntad para el diálogo, y esto se debe a su naturaleza predilecta para el uso de la violencia, hay muestras históricas que nos enseñan que si se puede negociar con ellos.

En la segunda guerra mundial, los aliados tuvieron que tragar fuerte, y trabajar junto a Stalin, confiando en la Unión Soviética, para juntos, derrotar a la Alemania Nazi.

2-) Otra vez nos vendieron:

 Esto no es ni cierto no falso. En una negociación siempre habrá que deponer algunos intereses en favor de otros. ¿Por que? Porque ambas partes asumen que no pueden acabar con la otra, y deben buscar la forma de diseñar un sistema con condiciones que permita la convivencia de ambas.

¿Esto significa que el chavismo se quedará para siempre y la MUD va a cohabitar como oposición con ellos? No, esto lo que significa es que nadie es capaz de derrotar por completo a nadie, y que se debe plantear un escenario competitivo (¿Elecciones?) Donde se firma el conflicto político.

3-) Con dictadores no se negocia:

Esta premisa, también es falsa hay innumerables ejemplos de cómo procesos de negociación y acuerdos terminaron con regímenes dictatoriales y lograron la libertad para muchas naciones. Uno de ellos es Pinochet en Chile.

Pero, ¿Lo de Pinochet no fue un plebiscito?, Si. Pero lo que logró que ese plebiscito se diera y se reconociera, fue una negociación que forzó la comunidad internacional ante el dictador.

4-) Si no hay diálogo esto va a parar en una guerra:

Tampoco podemos dejarnos chantajear. Esto también es falso. El diálogo y la guerra no son las únicas dos herramientas que tiene la política para dirimir un conflicto. La presión, las sanciones, las eleccioned y pare de contar usted cuántas formas más hay de forzar una transición.

Sin embargo, el diálogo es una forma válida también. Y es por ello que no debemos ni satanizarlo, ni divinizarlo.

5-) Este diálogo será distinto a los anteriores:

Ojalá me equivoqué. Pero esto también parece ser falso. Por una razón muy sencilla. Para que un proceso de diálogo funcione, debe haber el reconocimiento entre las partes, debe haber la voluntad de llegar a acuerdos, los mediadores deben ser neutrales, y la agenda debe ser concreta.

Si hacemos una revisión de lo que ocurre en este momento, veremos qué el proceso se desarrolla en el mismo lugar de antes, con el mismo mediador parcializado de antes, con las mismas parte de antes y representadas por la misma gente de antes. ¿Conclusión? No deberíamos esperar nada distinto.

Ojalá la MUD nos sorprenda, y avancemos en la conquista de la democracia en Venezuela.

Alejandro Conejero

@ConejeroC

Sobre Alejandro Conejero 44 Artículos

Político | Estudiante de Urbanismo en la Universidad Simón Bolívar | Diploma en Historia Política Contemporánea de Venezuela por la Universidad Simón Bolívar | Diploma en Desarrollo Urbano y Vivienda por el BID | Militante del Movimiento Demos