La cuestión vaticana: breve análisis del acontecer político Venezolano

A escasos días del 30 de Julio, fecha en la cual la dictadura ha pautado, a través de su ministerio electoral – el cne- la realización de una Asamblea Nacional Constituyente, poco o nada se sabe con certeza; pero entre las tinieblas de la desinformación algo se empieza a vislumbrar. Lo que sí es seguro es que ello no será del agrado de todos, pero al fin y al cabo tampoco tiene que serlo, puesto que tiene que ser efectivo y eficaz en materia de transición política y gobernabilidad democrática, no más.

Hay muchos tableros de juego y probablemente nosotros, como ciudadanos comunes, solo veamos aquellos que son consecuenciales de los tableros sobre los cuales solo podemos especular. Es decir, las decisiones se han tomado y se tomaran con base a los acuerdos políticos a los que lleguen diversos factores internacionales y algunos nacionales, que a su vez tendrán sus repercusiones en las agendas políticas aguas abajo, donde ya casi al final nos encontramos nosotros. Esto no es necesariamente bueno, ni malo. Será malo en la medida en que renunciemos a la exigencia y defensa efectiva de nuestros derechos políticos, sociales y económicos; y bueno en la medida en la cual hagamos entender la supremacía de nuestras exigencias a los distintos factores políticos que ejercen nuestra representación en los distintos ámbitos.

Ahora bien, el tablero donde al parecer se están tomando las decisiones, es aquél donde la agenda del vaticano, a través de su secretario de estado Prieto Parolin juega un papel protagónico, junto con varios voceros, entre ellos Rodríguez Zapatero como vocero de maduro, los ex presidentes Chinchilla, Pastrana y Quiroga como intercesores de la coalición democrática y el vaticano aparentemente como mediador.

Son varios los hechos, que entre líneas dejan asomar esta conjetura.En primer lugar la constante insistencia de la oposición venezolana a través de la conferencia episcopal en que el Vaticano funja como verdadero mediador, cosa que parece haberse logrado luego de la reunión del 8 de junio sostenida con representantes de la Conferencia Episcopal con el Papa Francisco, y la posterior misiva dirigida a los ex presidentes el 13 de junio en la que se vuelve a hacer referencia a los 4 puntos básicos que el Papa en la carta del 1ro de diciembre de 2016 establece para realizar una mesa de diálogo y negociación efectiva, a saber: calendario electoral completo, apertura del canal humanitario, restitución de la Asamblea Nacional y liberación de presos políticos.

En 2do lugar, la insistencia de, no solo el ex presidente boliviano, Jorge Quiroga en estos cuatro puntos en la rueda de prensa realizada el 16J, sino también la de todos los ex presidentes pro democráticos y de varios gobiernos y parlamentos regionales. Aunado al constante llamamiento de la AN y representantes de la MUD en torno a los mismos cuatro puntos. Cosa que se ha dejado ver de manera más reciente, en la respuesta dada por Julio Borges el 18 de Julio como presidente de la AN en respuesta a la convocatoria hecha por maduro al Consejo de Defensa de la Nación, en la que hace el siguiente llamamiento a maduro y cito textualmente: “reitero la disposición de buscar un entendimiento basado en los puntos de la carta del Cardenal Parolin, que todos los países repiten”.
Así las cosas, trataré de esbozar a grosso modo, algunos de los escenarios que de acuerdo a mi criterio podrían desprenderse en los próximos días.

El primero: el retiro de la ANC, restitución AN y replanteamiento de la correlación de fuerzas en el TSJ y CNE, publicación de cronograma electoral completo con realización de elecciones a gobernadores en diciembre y presidenciales en el 2018, liberación de presos políticos y apertura de canal humanitario. Cuyos retos serían: ¿Aceptaría la ciudadanía y opinión pública un acuerdo que mantenga a Maduro hasta el 2018? ¿Qué garantías jurídicas y políticas pueden dar seguridad al cumplimiento de los acuerdos? ¿Pueden Maduro y su coalición aglutinar poder suficiente dentro del chavismo para desmontar ANC?

El segundo: retiro ANC, restitución AN y establecimiento de un nuevo TSJ y CNE, publicación de cronograma electoral completo con la diferencia de contemplar elecciones anticipadas presidenciales, apertura de canal humanitario liberación de presos políticos. Ahora bien: ¿tienen Maduro y su coalición incentivos para acordar un pacto que los saque del poder político antes de finalizar su periodo? ¿Tienen Maduro y su coalición la fuerza para desmontar efectivamente la ANC?

El Tercero: realización de la ANC y su consecuente establecimiento. Lo que podría llevar a dos sub escenarios. El primero: la definitiva instauración de un estado comunista que logre mantenerse en el poder. ¿Reconocería la comunidad internacional el gobierno de la ANC? ¿Qué capacidad tendría la ANC para ejercer efectivamente el poder? El segundo: una profundización en la crisis de gobernabilidad que termine en el resquebrajamiento de la coalición de poder y una consecuente negociación política. ¿Qué papel jugarían los militares? ¿Qué ala del chavismo detentaría el poder suficiente para negociar?

De igual forma todo sigue siendo bastante incierto. Quedan varios días por delante, los cuales seguramente, ayudarán a responder un poco las preguntas que nos hemos planteado.
Lee, infórmate, opina: es tu derecho.

David Mirabal

Estudiante de Derecho UCV

Twitter e Instagram: @davidmirabal

Sobre David Mirabal 6 Artículos

Político | Estudiante de Derecho de la Universidad Central de Venezuela | Miembro fundador del Movimiento Ideal Ucevista