Todo tiene su final Por: Alejandro Conejero

Dice la canción del salsero Hector Lavoe que nada dura para siempre. Hace unas semanas en Venezuela, el régimen de Nicolás Maduro lucía sólido y tranquilo. Debo admitir que la desesperanza había invadido mi espíritu. Venezuela parecía una nación cubierta por un manto de rendición. Una fila de almas que deambulaba sin sueños hacia un futuro vacío. Sin embargo, siempre teníamos que tener presente que jamás nadie en su sano juicio pensó que la Unión Soviética caería. Jamás nadie imaginó el mismísimo Secretario General del Partido Comunista Soviético sería quien desde la jefatura de Estado, disolvería aquella máquina del terror.

En Venezuela ha estallado una situación que hace tiempo no se veía en nuestro país. Por primera vez en mucho tiempo: ¡Hay política! La sentencia del TSJ desencadenó tensiones anunciadas dentro del seno de la dictadura, y la Fiscal General de República fue la primera en pronunciarse. Aquello fue solo el chispazo para lo que hoy ocurre.

Las calles se han desbordado por manifestantes, esta vez con una actitud muy distinta a movimientos anteriores. La gente, quienes estamos en dichas manifestaciones, hemos entendido que a la represión no hay que temerle, y que si nos echan gas, nosotros vamos palante.

La comunidad Internacional ha reaccionado de forma contundente frente al proceso venezolano. La OEA, encabezada por Luis Almagro, se ha pronunciado en diversas ocasiones, activó la carta democrática, y presiona a la dictadura con la posibilidad de aplicarle sanciones.

¡Hay ruido de sables! En los últimos días se ha revelado que hay más de 10 oficiales privados de libertad y la lista crece a diario. Según el Teniente José Alejandro Mendez, quien actualmente es perseguido, hay más de 110 oficiales de la FAN involucrados en una operación llamada “La Espada de Dios”. Esto ha encendido las alarmas de Maduro. Y la persecución militar se ha intensificado.

Pero lo más importante es lo siguiente: El liderazgo de la Mesa de la Unidad Democrática ha dado un giro de 180 grados. Nuestros líderes han tomado al toro por los cuernos. Día a día vemos como se ponen frente a las manifestaciones y las conducen, incluso frente a la represión del Estado. Ponen su vida e integridad física en riesgo y luchan, hombro a hombro con el pueblo venezolano para salir de esta tiranía.

No sabemos cuánto tenga que durar esto, ni si el desenlace nos dará la victoria. Pero lo que si se puede olfatear es que estos factores (Graves fisuras en el chavismo, Comunidad internacional en oposición, Descontento y presión popular, procesos militares, y líderes en la calle) son los necesarios para fraguar un cambio político.

Por ahora, sigamos en lo nuestro, en las calles, exigiendo democracia; y sobre todo atendiendo el llamado de un liderazgo que está demostrando estar a la altura de lo que hoy sucede en Venezuela.

Nos vemos el 19.

Alejandro Conejero

@ConejeroC

Sobre Alejandro Conejero 41 Artículos
Político | Estudiante de Urbanismo en la Universidad Simón Bolívar | Diploma en Historia Política Contemporánea de Venezuela por la Universidad Simón Bolívar | Diploma en Desarrollo Urbano y Vivienda por el BID | Militante del Movimiento Demos