Alejandro Conejero: La mejor arma contra la violencia

PNBEl pasado jueves 26 de Mayo, en la manifestación convocada por el Movimiento Estudiantil, luego de alcanzar el piquete de la Policía Nacional Bolivariana en el Paseo de Los Ilustres, a la altura de los Estadios, el Viceministro de Educación Universitaria, el profesor Andrés Eloy Ruíz, se dispuso a atender una comisión conformada por 4 estudiantes, la rectora de la Universidad Central de Venezuela, el presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela, el diputado Juan Andrés Mejía, y mi persona, en representación de los estudiantes de la Universidad Simón Bolívar.

En dicha reunión, en la cual cabe destacar la aparente esquizofrenia del viceministro, intentábamos discutir acerca de la crisis universitaria, hasta que el profesor Ruíz, se dedicó a decirnos violentos, y a hablar del video de hace unas semanas en el cual se ve a un grupo de manifestantes apaleando a un policía. En ese momento, y sabiendo que estaba cayendo en su juego político, me dispuse a generar una discusión alrededor de aquello.

Al Viceministro le dije: “Profesor, vergüenza le debería dar a usted, y al gobierno que representa, lo cobardes que son. Que infame es utilizar a estas honorable personas (Los policías presentes, muchos amigos míos), de carne de cañón, para enfrentarlos con nosotros y generar violencia. ¿Es que acaso usted no entiende la grave crisis de nuestro país?, ¿Usted no sabe que aquí, en este pelotón, hay policías, padres y madres, que han dejado de comer para que coman sus hijos?”. En ese momento, el policía que se encontraba detrás del Viceministro empezó a llorar desconsoladamente, cuando me di cuenta de ello, me detuve, le di la espalda al profesor, y caminé hacia la manifestación. No quería comprometer a aquel muchacho que estaba llorando.

Mientras caminaba, el policía me tomó por el brazo, y me susurró al oído: “Todo lo que dijiste es cierto muchacho, yo y muchos de los que estamos uniformados estamos con ustedes, sigan adelante”. En ese momento, logré salir del piquete, y me encontré con un grupo de manifestantes que se disponían a colocarse trapos y camisas en la cabeza, para cubrir su rostro. Identifiqué entre ese grupo a una joven, que lucía amigable y sensata la tome por el hombro, y le dije: “Tengo que contarte lo que me acaba de suceder, para que tu no hagas lo que yo sé que quieres hacer”. Luego de contarle la anécdota, la muchacha me dijo que me quedase tranquilo, y que se le había ocurrido una idea.

Ella, fue a donde se encontraban sus compañeros, y hablo con ellos. Repentinamente, todos se cubrieron los rostros, con capuchas. Ellos, se pararon frente al piquete de la policía, (que debemos recordar, siempre está conformado por puras mujeres). En ese momento pensé que hablar con la muchacha no había servido de nada, sin embargo, ocurrió algo inolvidable.

Los muchachos se desprendieron de sus capuchas, de sus bolsos, de mascaras, de guantes y de antiácidos, lo tiraron todo al suelo, y con la mayor autenticidad que he visto en mi vida, le dieron, sincronizadamente, un abrazo a la funcionaria de la policía que tuvieran al frente, esto no solo me sorprendió a mi, sino también a las policías, quienes en cuestión de Segundo, rompieron en llanto; y así, sin más que un abrazo, el grupo se retiró, sin arrojar una sola piedra, y demostrando que el mejor arma contra la violencia, la desesperación y la crisis, es el cariño.

Alejandro Conejero
@ConejeroC

Sobre Alejandro Conejero 44 Artículos

Político | Estudiante de Urbanismo en la Universidad Simón Bolívar | Diploma en Historia Política Contemporánea de Venezuela por la Universidad Simón Bolívar | Diploma en Desarrollo Urbano y Vivienda por el BID | Militante del Movimiento Demos