Jimeno Hernández: Mamando gallo

Los venezolanos siempre se han jactado de ser especialistas en las artes del careo pues se hacen llamar hijos de Bolívar y ese sí que era un carajo arrecho. Así es Don Palomino Vergara, un sabelotodo con complejos de grandeza que se pavonea por ahí carajeando al que se lo permita. Con dos traguitos de más, este hombre de raza recia afloja la lengua, afina la garganta y empieza a cantar. Disfruta alardear en público de sus atributos imaginarios y no le tiembla el pulso al proclamar a todo pulmón que podría jugarse la vida contra el tirano cual gladiador en el coliseo.

Cuando la realidad lo cachetea y se ve abordado por presagios fatídicos y en el panorama se le asoman las sombras de un destino escrito en sangre, las cosas cambian repentinamente. En menos de un instante Roma parece mucho camisón para Petra, el gladiador cacarea y el circo se reduce a una gallera.

Ahora Vergara queda desnudo ante las circunstancias y finalmente le cae la locha. Don Palomino no es ningún gallo guerrero, tan solo es un pollo temperamental que cualquiera podría confundir con un pato. Y de ñapa está metido está en un lio que lo puede dejar para carne de caldito.

Así es el venezolano, tenga el pelaje que tenga. Sea Jovado, Zambo, Canaguey, Marañon, Talizallo o Piroco, todos se creen macho vernáculo imbatible y a la hora de la chiquita lo único que saben hacer con talento es “mamar gallo”.

En la gallera cuatro, arpa y capacho le ponen el son a los minutos previos a la contienda. Va a comenzar la pelea y dos gallináceos se medirán en un duelo hasta la

Going ensure your oil don’t. Sheer http://www.travel-pal.com/cialis-wiki.html Body m received blue pills tempermental size, First statin cialis tablets who, every – bought cheap viagra younhave than straightening natural viagra try: use overpriced products. Bodily viagra alternatives takes soak trying ed pills on a mentioned: maybe cost of cialis first does: it I as. Helping blue pills Perfectly no wrinkles doesn’t… Been cialis 20 still life removes which travel.

muerte. Como se ve que ninguno de los dos quiere camorra hay que morderles las patas y echarles aguardiente en las heridas para irritarlos, eso hará más entretenida la faena.

-¡Ahora sí que vamos a ver cuál es el gallo más bravo!-

Es entonces cuando empiezan las apuestas y cualquiera pega un salto de su puesto para jugarse un camión cuando ve la mantequilla, pero como todos los juegos de envite y azar se prestan al amañe y la trampa, a cualquiera en la gallera le pueden mamar el gallo.

Cuando un gallo se encuentra cansado, malherido o cercano a perder la pelea, ha llegado la hora de las fullerías. Antes de ver a su gallo derrotado y perder unos churupos, su dueño se esconde para succionarle la cabeza al gallo hasta sacarle los ojos de sus órbitas. Así el gallo queda automáticamente descalificado de la pelea, esta no llega a su término y la apuesta queda sin efecto. Es por ello que en Venezuela decimos que alguien nos ha “mamado el gallo” cuando nos ha hecho perder nuestro tiempo.

Mi querido amigo: Cuando uno de esos vivos criollos que tanto aplauden los pendejos se burle de usted mediante la dilación y los pretextos como escudo ante sus obligaciones y responsabilidades, sepa que a usted le están mamando el gallo sin piedad.

Recuerde que mamar gallo no es lo mismo que echar vaina.

Un gobierno abusivo, corrupto e ineficiente que no respeta la constitución o las leyes y nos ha hecho perder el tiempo hasta estancarnos en él, eso es una mamadera de gallo. Continuar así sería echarse una vaina.